Desarrollo prenatal a través de la música

Desarrollo prenatal a través de la música

El desarrollo del bebé en el vientre materno es una experiencia extraordinaria.

Ya desde el segundo mes de embarazo, el bebé tiene desarrollados sus ojos, su naricita y los oídos. Y en el quinto mes ya tiene completamente desarrollada su capacidad de audición. Esto lo ayuda a que desde antes de nacer pueda reconocer las voces familiares y sonidos que lo rodean.

Es por esto que la estimulación temprana le ayuda y le proporciona confianza y relajación que le perdurará hasta después del nacimiento. Se puede estimular al bebé desde el vientre con sonidos, movimiento, vibraciones y luz.

La estimulación prenatal con música usa los sonidos musicales, los cuales ayudan al bebé a desarrollar un mejor sentido de la memoria, lo cual le servirá en un futuro con la escritura, la lectura y el lenguaje hablado. Hay estudios que muestran que una vez los bebés que fueron estimulados con música nacen, tienen a responder positivamente cuando escuchan la misma música a la que estaban a acostumbrados en el vientre materno.

Este tipo de estimulación temprana surgió para atender adecuadamente a aquellos niños que padecían alguna deficiencia y requerían unos cuidados determinados. Los importantes logros alcanzados con ellos llevaron a su extensión con niños sanos, pues las investigaciones demostraron que la evolución cerebral es enorme en los primeros años de vida.

A nivel intrauterino y a partir del cuarto mes de gestación, el feto percibe sonoridades internas al organismo de la madres, como la respiración, el latido cardíaco… y externas, como la reverberación de la voz materna a través de la membrana que cubre el vientre hasta el líquido amniótico. Se trata de una comunicación preverbal que implica a los canales perceptivos, involucrando sonido, música y movimiento provocándole distintas respuestas motrices en función de la intensidad del sonido.

La respuesta del bebé por nacer a la música, depende del estado “despierto o dormido” en el que se encuentre y de la relación afectiva que exista entre madre e hijo a través de la propia música.

El recién nacido, al escuchar la música que escuchó prenatalmente, come más, duerme más, y llora menos.

Y ello no porque los bebés hayan tenido un trato especial, sino, porque se crearon vínculos afectivos poderosos y positivos, a través del amor y la música.

La música creada y seleccionada cuidadosamente, promueve la inteligencia musical, tiene un efecto de tranquilidad, proporciona a los pequeños la oportunidad de aprender música. La formación de su personalidad empieza a desarrollarse alrededor de bellas melodías, ayudando a desarrollar su creatividad, concentración y coordinación.

Proponemos sesiones de 40 minutos semanales donde podrás experimentar nuevas sensaciones con tu bebé, ayudando no solo a su desarrollo y relajación, sino incluso a reducir el estrés en el momento del parto.

Demos

Color Skin

Header Style

Layout

Wide
Boxed